EUROPA

Eliminar todas las bombillas fluorescentes de los mercados europeos reduciría de manera considerable la contaminación tóxica por mercurio, eliminaría emisiones de carbono equivalentes a las generadas por cuatro centrales eléctricas de carbón y ahorraría miles de millones de euros a consumidores y empresas.

La UE tiene la oportunidad de ahorrar 310 teravatios-hora de consumo eléctrico y evitar que se liberen al medioambiente 2,88 toneladas de mercurio.

La UE regula el mercurio a través de la Directiva sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas (RoHS, por sus siglas en inglés), pero la normativa exime a ciertas bombillas fluorescentes de amplio uso que contienen mercurio. Las exenciones se incluyeron en la Directiva debido a la escasa disponibilidad de alternativas sin mercurio a la iluminación fluorescente en el momento en que se redactó la Directiva, a principios de la década del 2000. Sin embargo, los avances tecnológicos de la última década han convertido a las bombillas modificadas (retrofit) de diodos emisores de luz (los ledes) en una alternativa económica y sin mercurio a los productos fluorescentes.  

En 2021, CLASP partió del análisis del Öko-Institut del 2020 para determinar que cuanto más tiempo sigan en vigor las exenciones RoHS, mayor será el coste para los ciudadanos y empresas de Europa. El ahorro neto que ha perdido la Unión Europea en su conjunto debido a la prórroga de dichas exenciones durante dos años más (hasta junio del 2023) asciende a 12 200 millones de euros, lo que equivale a 16,8 millones de euros de ahorro que se tiran a la basura cada día. Además, la contaminación adicional por mercurio que generan las bombillas fluorescentes tendrá efectos nocivos a largo plazo para el medioambiente y la salud de las personas.

La Comisión Europea debe acelerar el proceso normativo para eliminar las exenciones RoHS a las tecnologías de iluminación basadas en mercurio lo antes posible para dejar de causar daños innecesarios a la salud de las personas, de aplazar la recuperación económica europea y de contaminar el medioambiente. Retrasar todavía más la eliminación de las exenciones aplicables a la iluminación fluorescente impide a la Unión Europea impulsar un desarrollo económico resiliente y sostenible. Por lo tanto, la Comisión Europea debería eliminar ya la exención RoHS a las tecnologías de iluminación basadas en mercurio.

310 TWh

los teravatios-hora de consumo eléctrico que se evitarían con la retirada progresiva de las lámparas fluorescentes en el 2021

2.88

toneladas de contaminación por mercurio que se eliminarían del medioambiente

€12,2

12, 2 mil millones de euros, la cantidad que Europa no ahorrará, y por tanto perderá, con dos años de retrasos normativos

Los hechos respaldan la eliminación de las exenciones en el caso de las bombillas para las cuales existen reemplazos económicos y fáciles de instalar. Además, la eliminación de las sustancias tóxicas del mercado y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero se ajustan a los objetivos del Pacto Verde Europeo anunciado por la Comisión el 11 de diciembre del 201 Marie Baton, responsable del programa europeo de CLASP

NOTICIAS

Stay up to date with the latest Clean Lighting Coalition news.

This field is required

This field is required

This field is required

JOIN THE CAMPAIGN

Stay up to date with the Clean Lighting Coalition.

This field is required

This field is required

This field is required

By continuing to the Site, you acknowledge and agree to our Privacy Policy and Terms of Use.